Encontraba que a este rinconcito del jardín le hacía falta algún detalle artístico.
No quería poner cuadros sino algo más original.
Entonces recordé que poco y nada sé de mosaicos pero que bien podría intentar algo bonito en una esquina.


Le pedí al artista de la familia, mi hermano Gonzalo que me dibujara una lagartija.
Lo que a mi me hubiese demorado 4 horas a él le tomó 4 minutos.


Con el dibujo listo reuní los materiales, pedacitos de espejos, trozos de cerámica guardados por ahí, loza quebrada y un poco de fragüe.


Y comencé a pegar con bekrón, primero la columna central con espejos y luego en azul por todo el contorno.
El resto fue jugar con los colores que tenía, algo de verde, algo de crema, traté de hacer formas, en fin...
Finalmente el fragüe y quedó listo el trabajo.



Y la lagartija quedó lista en dos días, arrastrándose muro abajo y dando al rincón del jardín un encanto mágico de animales míticos apoderándose de él.





Costo del trabajo: $1000
Que fue lo que me costó el pote de bekrón.
Chan chan.

5 comentarios:

Mis cositas y yo desde aquí... dijo...

Pues realmente novedosa la idea y se ve preciosa.
Abrazos,
Piedad

Pancha dijo...

Precioso Rucia!!!! oye... que es el bekron????

María Elena dijo...

Te felicito, quedó muy simpática la lagartija y también el rincón.

kiantei dijo...

El bekrón es el pegamento para cerámicos Panchita.

Fernando dijo...

Awuante Juancho !

Notable Kianteis, todos los aplausos desde el Mundo Belli...!!!!

Los Bellotos