Este juego de terraza de madera y fierro estaba deteriorándose demasiado tras años a la intemperie.
Tenía la pintura descascarada y exceso de humedad.
Como su vida útil continuaría siendo a la intemperie es que decidí impermeabilizarlo para siempre con la técnica del mosaico.
Lo primero fue dibujar a tiza un diseño de flores y hojas y comencé a pegar con bekrón las teselas de distintos colores provenientes de trozos de cerámica guardados por ahí.
Primero di forma al centro de las flores, luego los pétalos, los tallos, después el borde completo de la mesa y finalmente todo lo demás.


A las sillas les hice un tratamiento de lijado y les di en esmalte 4 capas de pintura.
Finalmente pinté unas flores en los respaldos con una mezcla de técnicas, algo de puntillismo y otro poco de arte folclórico escandinavo que me encanta.


Este es el resultado final de la mesa.
Ahora que lo pienso debí usar fragüe de un color distinto a la cerámica para dar más realce al mosaico pero en fin...igual quedó lindo.


De este modo el juego de terraza no solo quedó protegido de la humedad o el calor sino que adquirió además nueva vida y nuevo rostro.


1 comentarios:

Titi dijo...

Un tremendo trabajo, me encantó, felicitaciones.
Cariños,
Titi