Me dio por la pintura en vidrio. Nunca lo había hecho, ni sabía nada de nada.
Un poco de internet pr aquí, un par de revistas del tema por allá, otro par de clases rápidas en Rosas y me lancé.
Lo primero fue ensayar con algo que no me doliera mucho si no resultaba: La ventana de mi taller.
El diseño era una belleza del Art Nouveau que intenté reproducir a pulso.
Y el resultado me agradó.
De noche el efecto es más bello aún con las luces prendidas, lamentablemente la fotografía (que no es muy buena) no representa muy bien como quedó.
Todo esto fue para lanzarme finalmente al espejo del baño...

Y pintar esta hermosa sirena con su cola que ondea y su cabellera suelta al ritmo de las olas.

2 comentarios:

Barbaraza dijo...

Me encantó...

Mis cositas y yo desde aquí... dijo...

Quedaron preciosos tus imitaciones vitral!!!
Abrazos,
Piedad